No siempre la cara es la cola, ni la cola es la cara., pues la cara -dicen- es el espejo del alma. Entonces la cola es el alma... ¿de quién? Pero si tenemos cara no tenemos por qué esconderla. Además con cualquier tipo de maquillaje se disimula el alma. ¿O no?